OpiniónTecnologíaValue Investing

El binomio del Value Investing y la Tecnología

¿ES POSIBLE LA INVERSIÓN EN VALOR EN TECNOLOGÍA?

O dicho de otra forma

¿Pueden los Value Investors ser exitosos invirtiendo en tecnología?

La respuesta inmediata es SI.

Pero…

¿Por qué históricamente los Inversores en Valor han evitado este sector?

CÍRCULO DE COMPETENCIA

Partimos de la base de que el objetivo del Value Investing es analizar en profundidad la empresa para decidir si invertir o no.

Es decir, entender perfectamente el producto, el mercado, el modelo de negocio, los riesgos asociados, la ventaja competitiva, y ser capaz de predecir si las ventas futuras crecerán o se esfumarán.

Entonces, si realmente un inversor en valor no es capaz de entender alguna de las piezas que componen el negocio, es lógico que evite invertir en él. El motivo es que no podrá calcular el valor del mismo.

Como diría Warren Buffett:

“Tienes que invertir en aquello que entiendas. Que esté dentro de tu círculo de competencia”.

 

CAMBIOS RÁPIDOS EN LA INDUSTRIA

Por otro lado, como destaca el inversor Manish Pabrai en su libro “Dhandho Investor”, históricamente los inversores en valor han evitado el sector tecnológico porque cambia muy rápido (cada 5-10 años).

Un inversor dormirá más tranquilo con negocios con cambios a muy largo plazo, y normalmente la industria tecnológica ha sorprendido con cambios más rápidos.

Y al igual que el inversor, los que tampoco se pueden dormir son los directivos de las compañías.

Estas últimas décadas están llenas de historias de negocios de éxito, que a los años, han acabado hundidos por no saber adaptarse a los cambios frenéticos a los que nos enfrentamos cada vez más.

SECTOR SOBREVALORADO

También se criticó a Buffett a finales de los ’90, e incluso se mofaron de él, porque no estaba invirtiendo en tecnología, mientras otros fondos estaban obteniendo unos rendimientos espectaculares.

Eso ocurrió previo al estallido de la burbuja de las puntocom.

Valoración en la burbuja puntocom

Sobrevaloración en la burbuja de las puntocom

Warren simplemente se justificó diciendo que no invertía en tecnología porque no la entendía, aunque la realidad es que los múltiplos a pagar por cualquier compañía eran absurdamente elevados en aquellos años.

Sobra recordar lo que pasó después, y que Buffett tenía razón.
Como en toda burbuja de un activo, hay que evitarlo e incluso desaparecer de la actividad del mercado hasta que las aguas se calmen.

Por tanto, no ha sido tanto que el Value ha estado enfrentado a la tecnología porque no la entienda. Ha sido porque el sector tal y como lo conocemos, es relativamente nuevo comparado con la inversión en valor.

Además ha pasado por periodos de sobrevaloración que alejan sistemáticamente a los inversores como Buffett por este último motivo.

De hecho Buffett comprendió lo único que debía entender del sector tecnológico en aquellos tiempos, y era que ¡la gente se había vuelto loca al pagar semejante precio!

 

¿Esa filosofía se sigue manteniendo hoy? ¿O está empezando a cambiar?

ALGUNOS EJEMPLOS

Hoy en día la posición de los inversores value es diferente.

De hecho justo Warren Buffett, vemos que ha ido adquiriendo desde 2016 una posición elevada en Apple Inc.

En España encontramos casos como AzValor invirtiendo en Alphabet (Google) como posición mayoritaria del fondo internacional, aunque recientemente ha ido recortando.

También True Value, donde su mayor posición de cartera se encuentra en el sector tecnológico.

En concreto Alejandro Estebaranz (asesor de True Value), ha demostrado que se puede invertir con éxito en empresas tecnológicas, y además a precio de ganga!

Un buen ejemplo de esto es su inversión en la compañía francesa Umanis (ticker ALUMS), entre otras.

 

Los Value Investors han evitado la tecnología, en gran parte, debido a que el sector ha estado sobrevalorado en bastantes ocasiones.

Y por otro lado, en cuanto al desconocimiento del sector, pienso que hoy por hoy cuesta justificar que “no se pueda analizar correctamente”.

Todos somos consumidores de muchos productos y servicios tecnológicos, y los modelos de negocio se pueden estudiar y entender.

Y sobra decir que gracias a internet, tenemos acceso a mucha información útil para nuestros análisis.

En todo caso, desde Salsa Inversora espero poder aportar un poco de luz en este aspecto.

 

ADAPTACIÓN A LOS CAMBIOS

También es cierto que algo que siempre ha gustado a los inversores en valor, es evitar cualquier sorpresa repentina por cambios en la industria. Esto es algo que se ha asociado más al sector tecnológico.

No quiere decir que ya no pase, pero me atrevería a decir que toda industria hoy por hoy es susceptible de sufrir cambios drásticos en un plazo de tiempo corto.

Ya sea una industria tradicional con más de 50 años, o un sector tecnológico con (solo) 15 años de historia, ambos negocios peligran si no se adaptan a los rápidos cambios que estamos viviendo en el siglo XXI.

Opino que no tiene tanto que ver con el sector, como con su capacidad de adaptarse y satisfacer las nuevas necesidades que se crean, o que evolucionan.

Es más, últimamente los sectores que están empezando a tener más “peligro” son justamente los más tradicionales, ya que la tecnología los está atacando.

Supongo que a la gente le sonará el ejemplo de UBER y el sector Taxi, como en su momento fuera Internet contra el Fax…

 

DESMITIFICANDO EL SECTOR TECNOLÓGICO

Hoy podemos encontrar buenos negocios tecnológicos que cotizan a buen precio, y que incluso podemos entender, pero…

¿Es posible realizar inversiones en dicho sector desde una filosofía de value investing?

LA CLAVE ESTÁ EN PODER PREDECIR SU CRECIMIENTO (ventas, márgenes, ventaja competitiva,…).

Y esto es lo que antaño no se “atrevían” a realizar los inversores en valor, evitando por tanto el sector.

COMPRENDER EL MODELO Y LA VENTAJA COMPETITIVA

A día de hoy, encontramos multitud de empresas tecnológicas diferenciadas a grosso modo entre Hardware y Software.

Aunque ya hablaremos en detalle del tipo de empresas que podemos encontrarnos en el sector tecnológico, lo que hay que comprender es que la mayoría tienen modelos de negocios que se pueden estudiar y entender. Hablamos de empresas cotizadas, y no de startups, por si cabe aclararlo.

De hecho, una empresa tecnológica hoy no tiene porqué ser diferente a otra empresa de otro sector.

Además, hay que prestar especial importancia a las ventajas competitivas, que en tecnología muchas veces están fuertemente ligadas al modelo de negocio y al efecto red.

ENTENDER EL PRODUCTO Y LA NECESIDAD QUE SATISFACE

En el sector tecnológico ocurre lo mismo que Peter Lynch descubrió gracias a su mujer con la compañía de pantys Legg’s.

Es decir, puede ocurrir perfectamente que un “friki” consumidor de productos tecnológicos, esté muy puesto en qué es lo que más se está comprando. O puede estar al día de próximas tendencias tecnológicas, teniendo por tanto, meses de ventaja sobre Wall Street.

No obstante, y también valiéndome del conocimiento de Peter Lynch, debo añadir que en el sector tecnológico incluso más que en cualquier otro, hay que tener mucho cuidado con los sub-sectores muy de moda.

También poniendo otro ejemplo, los “semiconductores” históricamente han tenido un comportamiento cíclico, y esto hay que tenerlo en cuenta.

Del mismo modo, hay que tener especial precaución con las compañías de las que se espera una gran disrupciónLas posibilidades de comprar caro, o caer en un “momentum trap” son elevadas.

 

INVESTIGAR A FONDO

Personalmente me gusta hacer mi propia investigación utilizando en gran medida lo que llamo “el consejo de sabios”.

Afortunadamente de mis años como emprendedor tecnológico, mantengo una buena red de amigos especializados en diversas áreas, a los que consulto ocasionalmente.

Además a veces resulta que son clientes de las compañías que estoy analizando. Esto me permite tener una información de gran utilidad para mis análisis de las compañías, y a la vez entender ciertos aspectos técnicos.

El hecho de realizar un intercambio de ideas con “frikis” de cierta tecnología, es importante para no dejarse llevar por las noticias sensacionalistas.

A menudo aparecen noticias o rumores que nos “informan” sobre una nueva tecnología, o negocio del futuro.

No es que ciertas transformaciones industriales no puedan ser ciertas, pero probablemente el “time to market” no coincida con la realidad.

De ser así, el precio que pueda tener una compañía en determinado momento en comparación con su verdadero valor, podría ser muy elevado debido a todo lo que se espera de ella comercialmente.

Además, ¿funcionará esa hipotética tecnología que venda cuando salga al mercado? ¿O será como lo del grafeno?

Para colmo, aunque Wall Street en realidad no es capaz de saber eso, lo que suele ocurrir es que “recalientan” el sector tengan o no razón al final. Esto lo vuelve peligrosamente caro y susceptible de grandes correcciones.

Y si invertimos bajo ese escenario, las probabilidades de acertar o perderlo todo es puro azar…

INVERTIR Y NO ESPECULAR

En próximos artículos iré compartiendo claves para aprender a analizar compañías tecnológicas correctamente. Además, cómo evitar trampas de valor, de momentum, tecnologías recalentadas, etc.

Explicaré los modelos de negocios más frecuentes, y cómo identificar el moat (foso o ventaja competitiva) de las compañías de este sector.

 

Por tanto, se puede tener éxito invirtiendo en tecnología si nos dedicamos a estudiar el sector y analizarlo debidamente. 

Pero no deberíamos especular en base a opiniones infundadas de terceros o corazonadas.

Si hacemos bien nuestro trabajo de análisis y valoración, podremos obtener una rentabilidad bastante satisfactoria en este sector. 😀

 

Invierte con sentido común,

Un saludo

Diego Porto

Publicado: 18/07/17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *